El Instituto Pirenaico de Ecología participó ayer en el documental ‘Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido: geosistemas agua-hielo en peligro crítico’ que realiza el Instituto Geológico y Minero de España (IGME). Miguel Bartolomé, que desarrolla su tesis doctoral en el IPE, acompañó al equipo de grabación por el entorno y el interior de la cueva de Casteret, una gruta helada de alto interés científico situada en el Parque cuyo hielo fósil puede usarse como testigo del cambio climático.

DSCF9674.JPG

Durante una grabación de dos horas, el investigador especializado en las reconstrucciones del clima pasado a través de las estalagmitas (tiene su epicentro de estudio en la cueva de Seso) aportó su conocimiento sobre esta formación que también monitoriza. El equipo filmó tomas en las que se pueden observar la descarga de los sensores de temperatura en el interior de Casteret y la medida del retroceso del hielo tras los meses de verano.

El progresivo deshielo de la cueva es también una de las preocupaciones científicas del IPE: un equipo liderado por investigadores del centro ha calculado que la masa helada perenne principal ha menguado en tres metros desde 1961.

El documental, de carácter divulgativo y que se produce en las mismas fechas del centenario del Parque Nacional, se centra en tres enclaves para narrar las alteraciones provocadas por el hombre en el mismo paraje de Ordesa y Monte Perdido: el glaciar de Monte Perdido, el Ibón Marboré y la propia cueva de Casteret. También dedica espacio a contar las distintas formas de monitorizar y controlar dichos cambios. La filmación estará disponible próximamente.

Anuncios